Guía Cuidados Cactus para Principiantes

Guía Cactus

OK, acabas de regresar de la tienda con tu primer cactus, o tal vez hayas comprado una de esas macetas divertidas que incluyen una etiqueta que se pega en el lateral y pone “Suculentas”. Pero la duda sigue siendo…

¿Cómo puedo cuidar del Cactus?

Lo primero es entender que las palabras “cactus” y “suculenta” son términos generales. Los Cactus pertenecen a una familia específica de plantas, pero las especies dentro de estas familias pueden pertenecer a hábitats muy diferentes.

Muchos cactus, como los del género Ferocactus, son en realidad verdaderos habitantes del desierto. Otros, como los del género Echinopsis, viven en las praderas de América del sur, los del género Oreocereus viven en las altas montañas de los Andes y los del género Epiphyllum viven en selvas y muchas veces ni siquiera en el suelo, sino sobre otras plantas.

cuidados cactus para principiantes

El término “suculentas” es totalmente no científico y básicamente pueden referirse a cualquier planta carnosa (hojas, tallos o raíces), generalmente adaptados para el almacenamiento de humedad en épocas de sequía. Estas plantas proceden de todo el mundo y pueden vivir en muchas hábitats diferentes.

¿Por qué necesitas saber todo esto?  Si eres lo bastante afortunado como vivir en una zona que tiene una asociación de cactus o un club de suculentas, te recomendamos hacerte socio, llevar tu planta y averiguar todo tipo de cosas sobre ella, como cual es su verdadero nombre, donde crecen las plantas de su tipo de forma natural y en qué condiciones.

Hay algunas reglas generales que pueden aplicarse a las plantas que llamamos de cactus y/o suculentas.

1. Riego y fertilización de un Cactus

Muchas personas piensan que los cactus y las plantas suculentas requieren muy poca cantidad de agua. Por un lado es cierto que este tipo de plantas son resistentes y generalmente pueden sobrevivir en tales circunstancias, pero durante la temporada de cultivo, estas plantas necesitan riego y fertilización de forma regular. Para la mayoría, el período de crecimiento va desde primavera a otoño.

Compo 14064 - Cactus 250ml fertilizantes*
  • Para mayor resistencia
  • Para el crecimiento saludable
  • Magnífico flores

Entramos en detalle para especificar las distintas etapas de crecimiento:

La frecuencia de agua y la fertilización:

A. Durante el crecimiento, los cactus y plantas suculentas deben ser regadas por lo menos una vez por semana. Algunas personas lo hacen más a menudo. Durante cada riego, darle al suelo de la planta un buen remojo, para que el agua salga por los agujeros de drenaje de las macetas.

Durante la temporada de crecimiento, un fertilizante equilibrado, que ha sido diluido a un 1/4 de su fuerza, se le puede añadir al agua en cada riego, es más, hacerlo de vez en cuando es muy recomendable.

Un fertilizante equilibrado es aquel que tiene más o menos las mismas proporciones de nitrógeno, fósforo y potasio. Un 10/10/10 el fertilizante diluido a 1/4 fuerza es la fórmula ideal.

B. Periodo de descanso. Cuando el clima se enfría y se acorta la duración de los días, las plantas entran en un período de descanso. Durante ese tiempo, aumentar el intervalo entre riegos y dejar que la mezcla en las macetas seque. Algunas personas dicen que durante la latencia, cactus y suculentas deben tener suficiente agua para que no muestren ningún signo de arrugamiento.

Aplicar el sentido común.

Si tus plantas se mantienen en el interior en un alféizar de la ventana en una sala climatizada durante el invierno, necesitan más agua que si están al aire libre. En cualquier caso, no fertilizar las plantas durante la latencia.

Algo más sobre el agua: el agua del grifo a menudo puede tener un grado de alcalinidad muy duro, lo que significa que contiene altas concentraciones de minerales disueltos. Estos minerales pueden acumularse en el ‘suelo’ de la planta causándole daño. Esta es una buena razón para que las plantas sean periódicamente transplantadas. La acumulación de estos minerales también puede causar depósitos antiestéticos a su forma habitual, especialmente en ollas de barro sin vidriar. Nunca regar las plantas con agua que ha sido descalcificada a través de un sistema descalcificador que utiliza sal como agente de recarga, ya que estos sistemas simplemente reemplazan la “dureza” del agua con iones de sodio.

Para el riego es conveniente hacerlo de forma regular,

El agua de lluvia es sin duda la mejor, si puedes gestionarlo para recogerla y almacenarla es la mejor solución.

2. Luz necesaria para plantas suculentas

La mayoría de cactus y suculentas necesitan luz brillante, pero no pueden tolerar la luz solar intensa y directa, especialmente en combinación con altas temperaturas. La intensidad de la luz que necesita una planta depende de la especie. Una planta que se cultiva en condiciones de luz óptima es más probable que su flor crezca bien.

Ten en cuenta que las plantas suculentas y especialmente los cactus, tienen edades muy diferentes para florecer. Hay algunas, como la Carnegia gigantia, que incluso en condiciones óptimas en todos los sentidos, lo probable es que no veas su flor en tu vida.

Mientras que las condiciones de iluminación óptimas dependen de la especie, hay algunos signos generales que indican que su planta está recibiendo demasiada o demasiada poca luz, los nombramos a continuación:

Demasiada luz: cuando la planta está recibiendo demasiada luz, puede aparecer “de”color, teniendo un look “blanqueado por fuera”, o tonos amarillos o incluso naranjas. Ten en cuenta que estos síntomas también pueden indicar otras cosas, como una enfermedad o un exceso de agua, así que usa el sentido común al hacer tu diagnóstico.

Si la planta se mueve repentinamente en condiciones de luz muy brillante, o si de repente se calienta por el sol, puede llegar a quemarse. Esto puede suceder muy rápidamente y puede generar en la planta cicatrices, así que estate alerta para cuando tal condición empiece a ocurrir y toma precauciones para evitar que se quemen.

Demasiada poca luz: Si la planta está recibiendo muy poca luz, puede “etiolar”, la etiolación es la condición donde una planta cambia de forma, por ejemplo, una planta de cactus que es normalmente redonda comienza a estirarse hacia fuera desde su centro. La planta sufrirá si va a estar durante mucho tiempo en esas condiciones de luz. Cuando se realiza una transición de la planta a una luz más fuerte, ten en cuenta que puede quemarse, así que dicha transición debe realizarse poco a poco.

Tenga en cuenta que en la mayoría de los casos, es bastante normal que una planta crezca lentamente en dirección a la luz. Por ejemplo, si la columna del cactus se está doblado hacia la ventana en un ángulo de 90°, igual está tratando de decirte algo.

Cuando una planta empieza a girar hacia la luz y se empieza a torcer, puedes girar la maceta para iluminar la parte que estaba a la sombra, pero recuerda, si haces esto, el lado de la planta que no había sido expuesto a la luz solar directamente durante mucho tiempo puede quemarse si haces la transición demasiado rápido. ¡Ten cuidado!

3. Macetas y macetas

Vienen en todo tipo de estilos y están hechas de muy distintos materiales.

Las mejores macetas para cactus suelen ser de cerámica pero se utilizan muchos materials como el plástico y la arcilla o cerámica (esmaltados o sin esmaltar). Los cactus y las suculentas pueden cultivarse con éxito en macetas hechas de cualquier tipo de material, y elegir una sobre la otra es generalmente una cuestión más de gusto personal.

Las macetas de plástico son generalmente más baratas, más ligeras, ocupan menos espacio en comparación con la arcilla o una vasija de barro con las mismas dimensiones interiores y son fáciles de limpiar. Las plantas dentro de recipientes de plástico también tienden a requerir menos riego en comparación, sobre todo, a las macetas de barro sin esmaltar.

Rebajas
Rachel's Serie de Primavera Suculento Cactus Macetas Jardineros de Macetas Contenedores Cajas de Ventana Con Bandeja de Bambú Colección, Paquete de 6*
  • Pequeñas macetas de cerámica - Perfecto para mantener plantas suculentas, hierbas y cactus
  • Uso interior - Ideal para la decoración de la ventana y de la mesa de la oficina; Regalo perfecto para la boda, el cumpleaños, la Navidad, etc.
  • Orificio de drenaje en la parte inferior; Paquete con bandejas de bambú

El peso extra de barro y la cerámica proporcionan estabilidad para las plantas altas o inestables. Mucha gente también cree que una buena arcilla o vasija de barro simplemente se ve mejor desde un punto de vista estético que en una maceta de plástico. Recuerda que si vas a regar con agua dura, una acumulación de minerales en el exterior de las vasijas de barro sin esmaltar puede causar depósitos antiestéticos que afecten a su forma.

Sin importar el material de la maceta, lo que si debes tener en cuenta es que el drenaje sea bueno. Es muy difícil, si no imposible, cultivar exitosamente un cactus o una planta suculenta en un recipiente que carece de orificios de drenaje. Si encuentras un bote que es perfecto en todos los aspectos excepto pero no dispone de  agujeros de drenaje, los puedes taladra tu mismo.

Estilos de macetas: si sabes la especie de cactus o de suculentas que tienes, puede hacer una mejor elección en cuanto al estilo de maceta que quieres. Por ejemplo, muchas especies de cactus tienen raíces fibrosas que permanecen cerca de la superficie del suelo. Para tal planta no tiene ningún sentido una maceta estrecha y profunda; una maceta poco profunda con un diámetro relativamente grande se adaptaría mucho mejor. Muchos cactus y suculentas, tienen un sistema de raíz tuberoso, profundo y masivo debajo de la tierra y requieren una maceta adecuada a ese sistema de raíces.

A algunas personas les gusta utilizar macetas de bonsai para sus plantas. Estas macetas son a menudo muy atractivas, y un ejemplar bien plantado en una puede resultar muy atractivo. Si tienes un espacio limitado, ten en cuenta que las macetas bonsai tienden a tomar una cantidad relativamente grande de espacio.

Suelo: existen macetas que mezclan distintos tipos de cactus o suculentas, los venden en muchas tiendas, pero mucha gente prefiere crear su propia mezcla de plantas y darle un toque personal. Hay algunas características básicas que se debe poseer para mezclar cactus. Quizás la característica más importante es que el suelo debe drenar muy bien. Muchos creen que una buena relación a partir de los componentes de la mezcla son un tercio de compost, otro tercio de arena de grado hortícola y un tercio de grano.

Para el componente de compost, mucha gente cree que un compost basado en turba no debería utilizarse, ya que parece contribuir a los problemas de plagas como la ‘cochinilla de raíz’ y el ‘mosquito del hongo’ y no aporta mucho a los nutrientes de la planta. Muchas personas comienzan con una maceta vulgar pero un componente de compost de buena calidad.

Todas las arenas no son iguales. El componente de arena debe ser de grado hortícola, relativamente gruesa y afilada. Nunca utilizar arena como la arena de relleno, no hortícolas ya que generalmente no se lava y puede contener, entre otras cosas, sal.

Para el componente de la arena, la mayoría de la gente opta por poner piedra pómez pero es verdad que en ocasiones puede ser costoso encontrarlo. Otros materiales que pueden usarse incluyen la perlita o la grava porosa. Muchas personas a menudo les funciona suerte usar productos de barro cocido como componente de la arena. Si se utilizan productos de arcilla, debes asegurarte de que es un barro cocido que se descompone y se hacia papilla cuando se moja con agua. Verificar el etiquetado y probarlo para estar seguro, al poner en una jarra de agua durante algún tiempo ver si rompe.

Como todo lo dicho hasta ahora, no existen reglas estrictas  ni soluciones rápidas para las mezclas, así que tendrás que experimentar con las proporciones. La anterior relación de componentes representa un buen punto de partida.

Trasplante: idealmente, las plantas deben ser replantadas cada año por lo que puede proporcionar con tierra fresca, inspeccionar y resolver problemas con su sistema radicular y moverlos a macetas más grandes si es necesario.

“¿Cada año debo trasplantar?; sí, correcto,”. Parece una locura, pero es por el bien de la planta y su mejor salud, las plantas realmente deberían al menos ser replantadas cuando empiezan a transmitir que no son felices en su actual localización. Si su planta se ve fuera de proporción con su maceta, está empujando a su manera a la maceta, tiene raíces que crecen hacia fuera a través de los agujeros de drenaje de la maceta, o empiezan a aparecer por encima del tiesto, es lo que parece… ahora de trasplantar.

Para sacarlas de la maceta, invierta el bote y golpéelo suavemente para aflojar el suelo y las raíces de la base. Si la planta está realmente enlazada a la raíz, puede que necesite recurrir a romper la maceta para sacar la planta.

A continuación, quitar el viejo suelo (tierra) de las raíces. Ten cuidado al hacer esto, ya que buscamos minimizar al máximo el daño que podamos ocasionar a las raíces. Un palito puede sernos de gran ayuda para esta acción. Suavemente con el palito, sacar hacia fuera las raíces y quitar la tierra vieja. Este es un buen momento también para inspeccionar si existen ‘plagas’. Si encontramos raíces muertas y secas, podemos aprovechar para ser podadas. Algunas personas usan un fuerte chorro de agua para lavar la mezcla de tierra restantes en las raíces, en lugar de utilizar el método del palillo.

Replantar la planta en una maceta nueva, esta debe ser un más grande que la vieja y proporcional a sus medidas para que la planta se encuentre en un entorno agradable. En primer lugar, cubrir los agujeros de drenaje con fragmentos de de barro (recordad la importancia de que la maceta tenga orificios para el drenaje), luego colocar la planta en la maceta con una mezcla bastante seca pero fresca. Puedes aplicar un apósito de la parte superior, como el granito triturado, pero esto no es estrictamente necesario. Recomendamos que la planta descanse sin luz solar directa por lo menos una semana o dos antes de volver a regarla. Esto permite que cualquier raíz que haya sido dañada en el proceso pueda sanar, una raíz húmeda y herida es mucho más susceptible de infecciones bacterianas o fúngicas.

Un tema importante, los cactus y suculentas crecen en algunos entornos extremadamente hostiles y como tal, han desarrollado algunas formas muy innovadoras de defenderse. No dudarán en utilizar sus mecanismos de defensa cuando se intenta replantar o manipularlas.

A menos que sea muy difícil, probablemente te estás preguntando cómo vas a conseguir transplantar un cactus sin pincharte. No olvides los guantes pero si no tienes, puedes utilizar periódicos o toallas de papel.

Cuidado con las espinas, no todas son iguales. Algunas pueden ser especialmente desagradables. Por ejemplo, los cactus Opuntia – comúnmente conocidos como “higos chumbos” – tienen espinas que, a nivel microscópico, son púas que se pueden romper muy fácilmente y penetran en la piel. Las Opuntias también tienen espinas finas llamadas “gloquidios” que, en casos extremos, se han metido en los ojos y llegan a causar graves problemas. Otros tipos de cactus, como los Mammillarias, pueden engancharse fácilmente a la piel o la ropa y llegan a ser muy molestas.

Otras suculentas son conocidas por tener un veneno que puede ser muy irritante. Las plantas del género Euphorbia son conocidos por esta característica. Ten cuidado cuando las tengas que manipular.




4. Cómo tratar las Plagas en tus plantas

Los cactus y suculentas son, sin duda, un tipo de plantas muy resistentes. Sin embargo, también tienen problemas. Los pulgones, caracoles, babosas y nemátodos son algunos de los invitados que pueden dejar huella en tu colección.

A continuación algunas de las más comunes plagas que se dan en cactus y otras plantas suculentas.

eliminar cochinilla algodonosaLa Cochinilla Algodonosa: Ningún texto sobre cuidados básicos de los cactus estaría completo sin hablar de las plagas, y sobretodo no estaría completo si no habláramos de nuestro pequeño amigo, la cochinilla. Las cochinillas son las más populares, son pequeños insectos de aproximadamente 0,1 pulgada (3mm) de longitud, que se cubren ellos mismos bajo una cubierta algodonosa de forma ovalada.

Es la presencia de estas masas algodonosas, lo que indica el hecho de que están siendo invadidas por el insecto. Las cochinillas viven toda su vida adulta dentro de sus fortalezas algodonosas, se montan un comedor perfecto que se nutre de la savia de la planta. Una planta infestada con piojos harinosos suele dejar de crecer, se debilita y a menudo eventualmente sucumbe a la putrefacción.

Las cubiertas algodonosas de las cochinillas las protegen de los depredadores y del contacto con los plaguicidas. Las infestaciones leves pueden ser manejadas frotando las zonas con un algodón empapado en alcohol. El alcohol disuelve la cubierta, dejándolos indefensos. Los insecticidas sistémicos a menudo se utilizan para controlar los ataques de las cochinillas.

Ser siempre ingeniosos, las cochinillas también pueden atacar las raíces de las plantas, en cuyo caso se llaman “cochinillas de raíz”. Si no ves señales de plaga en una planta que parece enfermiza, las cochinillas de raíz podrían ser las culpables. Para eliminarlas, debes lavar la tierra de bichos tanto como te sea posible, sumergir las raíces en un insecticida y replantarlas.


eliminar ácaros araña rojaLos Ácaros o Arañas Rojas:
son unas arañas rojas, unos bichos muy pequeños que son casi invisibles a la vista. Estas plagas se encuentran a menudo entre telarañas blanquecinas, que se sitúan a menudo cerca de la superficie de la planta. Cenan de la savia de la planta. Las plantas infectadas desarrollan a menudo manchas amarillentas que más tarde pasan a un color marrón oxidado. Las plantas débiles son susceptibles a infecciones, ya sean virales, bacterianas o micóticas.

La araña roja odia ser mojada.

Los ácaros no son insectos, los insecticidas a menudo tienen poco efecto en ellos. Sin embargo, se recomienda el uso de un acaricida.

eliminar escamasEscamas: La escamas son insectos del tamaño de la cabeza de un alfiler que aparecen como manchas marrones. Las cáscaras son realmente duras y cubren al insecto para protegerlo. Como muchos otros insectos, cenan la savia de la planta. Los brotes a gran escala pueden ser tratados de manera similar a las infestaciones de cochinilla.

 

eliminar mosquito hongosHongo mosquito: Los mosquitos de los hongos suelen ser una molestia más que un problema. Cuando están presentes, son pequeñas moscas negras que pueden verse a menudo en y alrededor de la superficie del suelo. En algunos casos, sobre todo cuando se trata de plántulas, sus larvas pueden causar daños e incluso la pérdida de la planta. Muchos aficionados informan que los mosquitos de los hongos son más comunes en suelos de turba.

 

 

9 Comments

  1. mauricio bastias
  2. nancy
    • macarena
  3. angelina
  4. Sharon
  5. Lucrecia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *