Cactus Cereus

Cactus Cereus

Originario de Sudamérica y propio de climas extremadamente secos, esta especie de cactus arbustivo o arbóreo es conocido por su altura verdaderamente épica.

Quizá unos de los cactus más representados en nuestro imaginario por su tamaño impresionante y apariencia única, es de forma columnar y tiene normalmente de 4 a 10 costillas bien definidas, aureolas grandes, espinas moderadas y robustas, tallos de color verde de grisáceo a azulado y lo mejor es que casi sin apenas cuidados su crecimiento puede ser tan extremo que en plena naturaleza y en su entorno original, pueden llegar a más de 10 m de altura.

Algunas especies pueden alcanzar el tamaño de un árbol en su hábitat natural y cuando la mano del hombre interviene forzando el cultivo intensivo han llegado a alcanzar más de ¡34 m!, lo que lo convierte sin duda, en uno de los cactus de mayor crecimiento del planeta.

Uno de sus mayores atractivos a parte del impresionante tamaño y facilidad de conservación son sus flores, depende de la especie los colores varían pero en su mayoría son grandes y blancas con tubos florales lisos o con escamas lisas; y eso, si, su apertura tiene cierta magia, porque son nocturnas y fragantes.

Especies

Los cactus Cereus engloban a más de 30 especies de plantas de la familia Cactáceas. La característica que más los identifica es su notable capacidad para vivir sin problemas en lugares donde hay mucha sequía.

En el interior pueden vivir en lugares luminosos y cálidos, pero no sería el cactus ideal para colocar en un lugar transitado de la casa, sus espinas afiladas pueden ser peligrosas tanto para nosotros como para nuestras mascotas.

Si aún así, no te puedes resistir a disfrutar de uno en tu hogar (y tienes suficiente espacio o techos bien altos :)), te vamos a hablar de las especies mejor adaptadas y que necesitan menos cuidados para que luzcan en todo su esplendor.

Cactus cereus variedades:

  • Cereus jamacaru
  • Cereus peruvianus
  • Cereus peruvianus Monstruosus

Así, en general:

Cereus Jamacaru

 

Cereus jamacaru

 

Es una variedad de cactus columnar de un solo tallo, de color verde azulado. Las costillas aparecen en grupos de seis a diez y tienen profundas incisiones donde están las areolas, peludas y con espinas.

Sólo las plantas muy viejas o grandes muestran una flor, que puede crecer hasta 30 cm. de largo y apenas se ramifica cuando se cultiva en interiores.

Cereus Peruvianus

 

Cereus peruvianus

 

Quizá la variedad más conocida, es muy similar a la Jamacaru, pero tiene de cinco a ocho costillas y hasta ocho espinas en las areolas.

De crecimiento rápido puede superar los 10 metros de altura y donde mejor a gusto está es, a pleno sol.

Las flores, se dan raramente y alcanzan una longitud de hasta 15 cm. son blancas por dentro y rojas por fuera y su peculiaridad es que produce frutos de colores que pueden variar del rojo violáceo al amarillo sin espinas llamados manzanas peruanas o pitaya.

Su interior es pequeño, blanco, con semillas crujientes y comestible, así que si te topas con uno en su punto y te atreves, dicen que es ¡delicioso! además de tener un alto contenido en betacaroteno, vitamina C y fibra.

Ah, y…¡hay más! te encantará saber que este es el conocido como el Cactus del Ordenador por su capacidad de absorber radiaciones.

Cereus Peruvianus Monstruosus

Cereus peruvianus monstruosus

 

Se la conoce también como Cactus roca porque sus tallos tuberculados, apretados unos contra otros, formando una planta de aspecto singular y si, algo rocoso…

Aunque tienen ese aspecto algo rudo, se puede cultivar en interiores muy, muy luminosos y en verano, puede dar unas flores blancas y a veces amarillas, que se abren al anochecer.

¿Cuáles son los cuidados básicos de los cactus Cereus?

Para poder disfrutar de cualquier tipo de cactus en general ya sabes que se deben tomar en cuenta un conjunto de cuidados mínimos para que vivan sanos, muchos años y nos regalen de vez en cuando esas maravillosas flores.

Así que, como siempre paso a paso, riego, suelo, humedad, etc., seguro que ya te suena todo, pero ¡vamos allá!

El riego

Sé que lo sabes, pero no me cansaré de repetirlo, en el universo de las suculentas y sobre todo los cactus, menos es más…..¡Siempre!

  • Mejor una buena cantidad de agua un día, que poca cantidad en varios días seguidos, y siempre con espacio de tiempo para que se seque la tierra.
  • Verter el agua directamente sobre la tierra y no sobre el cactus.
  • En primavera y verano para reforzar el crecimiento de la planta y que salgan las flores y frutos riega más a menudo pero solo cuando veas la tierra totalmente seca.
  • Durante el período de latencia en invierno, se necesita muy poco riego y sólo debes tener cuidado de que el sustrato del cactus no se seque completamente.
  • ¡No a los encharcamientos!

Si ves que se pudre la base de la planta o que los tallos ya no son esponjosos, quizá has regado en exceso o la tierra no es la correcta porque está reteniendo demasiado el agua…

Un buen truco sería intentar secar la tierra abriendo algún agujerito y dejando que se airee, si aún así no mejora, cambiar la tierra o ya última tabla de salvación, cortar el tallo del cactus con un cuchillo limpio y volver a plantarlo en una tierra nueva y más seca.

La luz

Fuerte y resiliente como pocos, sí, pero es importante enfatizar que no deben sembrarse en sitios con temperaturas inferiores a los 10°C y luego sí, dale todo el sol que puedas permitirte, en el exterior siempre pleno sol y si puede ser, más de 8 horas al día…recuerda que es un cactus del desierto, ¡le encanta el sol!

En interiores, significa una ventana orientada al sur si es posible e idealmente tiene que recibir luz solar directa y cuanto más intensa sea, mejor.

 

Cereus cactus

 

Evita sitios con poca luz, notarás que le falta cuando empieza a «inclinarse» hacia la luz, es una señal segura de que no le estás dando suficiente y va hacia la dirección en la que recibe más sol, así que si ocurre, ve girando de vez en cuando la maceta en dirección opuesta para compensar.

También puede inclinarse si crece mucho y llega a pasar de 1.5 m, así que ayúdalo para que equilibre su peso moviendo la maceta y facilitarle así la vida.

La tierra

Los cactus necesitan un sustrato permeable y muy bien drenado para evitar que cualquier tipo de humedad pueda poner en riesgo su bienestar.

Una buena mezcla especial para cactus a base de compost o turba será ideal y si quieres puedes añadir un poco de perlita o un poco de arena a la mezcla para aflojar y mejorar el drenaje aún más si ves que tu mezcla especial retiene demasiada agua.

¡Cualquier cosa que añada más drenaje funcionará!

Temperatura 

Desde finales de primavera hasta el otoño los cactus se van adaptando a temperaturas ambiente normales.

El invierno es un período de descanso, de hibernación, así que coloca tu cereus en un lugar fresco con temperaturas como mínimo de 10 °C y que siga recibiendo su calorcito de sol de alguna manera.

Asegúrate de que no esté en contacto directo con conductos de aire acondicionado o calefacción porque no le gusta recibir aire, ni frío, ni caliente.

Humedad 

A este tipo de plantas, les afecta mucho la excesiva humedad; porque en casos extremos podría llegar a matarlas, pero sí que necesitan un entorno aireado, siempre y cuando no le lleguen corrientes de aire, sobre todo frías.

Fertilizantes

Sólo durante el período principal de crecimiento se le da al cactus un fertilizante de cactus o de flor normal.

La concentración del fertilizante no debe ser demasiado alta y te recomiendo usar uno orgánico granular de liberación lenta para complementar la tierra y potenciar un poco el crecimiento.

Es muy buena idea usar uno líquido en el agua de riego y administrar quincenalmente entre primavera y verano pero suspenderlo del todo en las estaciones restantes.

Las plagas

El aire caliente y seco proporciona un clima ideal para los ácaros en invierno y las telarañas son particularmente fáciles de ver.

También puede ocurrir la infestación de cochinillas que se observa fácilmente en las hojas de los cereus cuando se ve una pequeña masa blanca parecida a algodón.

¡Observa!, y si hace falta para mantener la salud de las plantas, fumiga un par de veces al año para evitar los hongos y las cochinillas.

La Poda

Pues sí, es recomendable podarlos de vez en cuando, sobre todo teniendo en cuenta la altura que pueden alcanzar, está bien para eliminar las partes muertas, dañadas o para mantener un tamaño o una forma específicos.

La poda fomenta el crecimiento y la ramificación y proporciona trozos de planta que pueden utilizarse para propagar más plantas. Mantener la planta recortada también ayuda a la aparición de más brotes laterales y reduce la necesidad de que la planta desarrolle un sistema radicular más grande.

¿Te atreves a plantar un cactus cereus?

Realmente es bastante motivador plantar uno, porque aunque puede tardar cierto tiempo, el crecimiento puede ser espectacular y ver su evolución es una maravilla, así que ahí van unas instrucciones:

  • Siempre tierra de buena calidad y si puede ser especial para cactus y suculentas, para garantizar que la tierra sea estéril y libre de plagas.
    • Puedes hacer tu propia mezcla de tierra, combinando partes iguales de arena y tierra para macetas de uso general.
  • Selecciona una maceta con un orificio de drenaje o haz agujeros para el drenaje si no hay ninguno.
  • Llena de tierra la maceta hasta 5 cm del borde y haz un agujero en el centro de la tierra lo suficientemente grande como para que quepa el cepellón de la planta.
  • Las plantas pequeñas pueden trasladarse con seguridad utilizando pinzas de cocina.
    • Para las más grandes, un buen método es envolver la planta con papel de cocina o papel de seda o de embalar si la planta o las espinas son muy grandes.
  • Coloca la planta en el hoyo de plantación y presiona la tierra firmemente alrededor de las raíces, cubriendo apenas el cepellón.
    • En el caso de las plantas espinosas, usa un palo, espátula u otro utensilio para mover la tierra y mantener la distancia entre tus manos y las espinas.

Ah y parece obvio … .pero como hablamos de espinas, ¡asegúrate de llevar guantes para protegerte!

Crecimiento ¿Cuánto tiempo tarda?

En condiciones de cultivo ideales pueden alcanzar grandes alturas y florecer continuamente.

Tienen un crecimiento muy acelerado, y por su tamaño inicial se puede tener en maceta, creciendo entre 10-15 cm por año, pero si está en el suelo directo su crecimiento es mucho mayor, entre unos 40 y 50 cm anuales

Es importante mencionar que ramifica desde la base, por lo que en pocos años recuerda ocupará mucho espacio.

¿Cuándo es el mejor momento para trasplantar?

Los cactus crecen rápidamente, por lo que tienen que ser replantados en una maceta ligeramente más grande aproximadamente una vez al año o  máximo cada 1,5-2 años.

Es mejor hacerlo a principios de la primavera, saca el cactus de su maceta y comprueba si el cepellón ya está bien enraizado, si es así ponlo en una maceta más grande.

Retira el sustrato antiguo y el cactus se coloca con cuidado en el sustrato nuevo, poniendo atención al tratar las raíces para no aplastarlas o romperlas.

Un buen consejo es que cuando trasplantes la planta, te asegures de añadir un poco de fertilizante para refrescar la mezcla de tierra más antigua.

La propagación del cereus

Se reproducen de dos formas: por esqueje o por semillas y hay que decir que en este caso siempre recomendamos hacerlo por esqueje porque aunque las semillas de estos cactus germinan y crecen más rápido que la mayoría de variedades, se necesita tener paciencia para verlos reproducirse y el proceso es muy lento.

Esquejes

Se extraen de una planta ya existente y se dejan secar y encallecer. Los esquejes acabarán enraizando desde el extremo cortado y empezarán a crecer como una nueva planta, te lo cuento en detalle:

  • Corta tu cereus en varios trozos más pequeños, mejor los brotes laterales donde forman la Y.
  • Deja los extremos cortados en un lugar cálido y seco a buena temperatura y con luz durante un máximo de 2 semanas, una vez se cierren, puedes meter los esquejes con el extremo inferior hacia abajo en una mezcla de tierra para cactus.
  • Coloca los esquejes en un lugar fresco y luminoso y espera a que se formen las raíces.
  • Evita regar en exceso, ya sabes, sólo cuando la tierra está ya seca y en unos meses deberías tener nuevas plantas de cereus enraizadas.

 

Cereus cactus

Semillas

Ya hemos dicho que este proceso es lento y requiere mucho tiempo y paciencia, pero también puede ser muy gratificante cuando tiene éxito.

  • Esparcir las semillas en la parte superior del sustrato, recuerda, siempre bueno ¡mix especial cactus, si puede ser! y presionarlas suavemente, hasta que no las veas.
  • Mantén la tierra húmeda hasta que germine.
  • Proporciona una temperatura constante entre 21-26 ºC.
  • Recuerda que la primavera y el verano son las mejores épocas para sembrar las semillas.

Cuando ya están creciditas, ve a por el cambio de maceta como ya hemos explicado, a partir de ahí amor, paciencia y tiempo.

¿Quieres crear tus propias semillas?

Las flores deben ser polinizadas por polinizadores o por autopolinización.

En este caso, al ser flores que se abren durante la noche, suele haber muchos polinizadores nocturnos, por ejemplo polillas y murciélagos son habituales, pero depende de dónde vivamos tendremos que practicar la autopolinización.

Usa un pincel para polinizar las flores y si todo va bien, se producirá la fecundación. Una vez se hayan secado las flores, las almacenamos para poder extraer manualmente las semillas cosechadas en un futuro.

Si tienes espacio en el jardín o un balcón a pleno sol, si no te importa esperar, y ni tan siquiera los pinchos te imponen, podrás tener el privilegio de vivir la evolución de este maravilloso cactus, incluso verlo florecer para poder disfrutar de su imponente y peculiar belleza!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *