Los 10 más conocidos

El mundo de los cactus es, en España, México y otros países, cada vez más reconocido, aumentando su número de coleccionistas de manera considerable con el paso del tiempo y a gran velocidad. Pero no todos son iguales, de hecho son muy diferentes. Es necesario entender que este tipo de plantas crecen originalmente en zonas desérticas y áridas, con lo cual deben soportar, en la mayoría de los casos, condiciones extremas: períodos de gran cantidad de lluvias y otros de extrema sequía, heladas notables y temperaturas de mucho calor, insoportables para la vida humana. De todas maneras, recreando un medio similar en lo que se denomina sustrato, sobre todo en lo concerniente a donde se afirman, pueden conservarse y reproducirse de manera perfecta en cualquier ciudad, teniendo algunos mínimos cuidados. Debido a esta condición mencionada, y como no todos los medios donde se han desarrollado en el mundo son iguales, toman las más diversas formas generando distintos tipos de cactus.

En primer lugar, debemos realizar una primera gran división, que nos permitirá entender de qué se trata ni bien entramos en contacto con una de ellas. Se trata de la división entre cactus y suculentas (o crasas). Cabe destacar que todos son cactus, pero las suculentas están preparadas para soportar períodos de sequía más largos, con lo cual conservan más agua en su interior, ya sea en tallo u hoja.

 

Aporocactus

El primer cactus que vamos a referenciar es el Aporocactus (nombre científico). En su denominación vulgar, solemos encontrarlo como Cactus cola de rata, Cactus colgante, Flor del cuerno o Flor del látigo. Es muy atractiva y reconocida por su tallo en forma de cilindro, que cae a lo largo de la maceta. Al ser muy tupido, resulta ser muy bonito para decorar ya que completa bien los espacios. Su floración es rosa intenso, con lo cual también constituye una belleza propia de la planta. Esta se da específicamente en Primavera y dura cuatro o cinco días en plenitud, momento ideal para disfrutarla. Suelen vivir más de diez años y requieren, en verano, ser regados tres veces por semana.
Cactus Aporocactus

Peyote

Sin duda, uno de los Cactus más conocidos y más regulado es el “Lophophora williamsii”, comúnmente conocido como Peyote. Es ilegal cultivarlo o poseerlo, el peyote es conocido por su potente efecto psiquedélico gracias a las altas concentraciones de mescalina que posee en su interior. Sólo es legal para uso de miembros de tribus americanas nativas porque peyote ha sido un aspecto muy importante en los rituales de estas tribus nativas americanas. Según estas tribus, el uso de peyote da lugar a menudo a la conexión y comprensión de los espíritus y otras entidades intangibles con el ser humano
cactus de peyote

Ariocarpus

Otro cactus muy bonito es el Ariocarpus, nombre científico con igual nombre para su denominación vulgar. Muy extendido en México, es muy reconocido por constituir su forma una especie de bocha con muchas hojas y varias flores pequeñas. No tienen espinas definidas, aunque sus hojas terminan en punta. Debido a su carencia, reflejan el calor del sol y les permite así soportar extremas temperaturas en verano. Existen más de cinco especies y varían, en líneas generales, en la coloración de su hoja (las más difundidas son verde intenso y marrón chocolate) y en el color de sus flores, desde blancos tenues a cálidos rosas. Para recibir floración, en las plantas nuevas, hay que armarse de paciencia, ya que pueden demorar hasta diez años.
Cactus Ariocarpus

Astrophytum asterias

El Astrophytum asterias es uno de los más originales que existen, pretendido por todos los coleccionistas por su diferenciación con el resto. Conocido como Astrofito de manera vulgar, este cactus originario de México es realmente hermoso. Se distingue por presentar una forma de esfera achatada con una altura que no supera los cinco centímetros y un diámetro que no excede los diez. El color es verde marino y presenta pequeñas areolas en las diferentes ocho secciones determinadas por sus surcos. Posee, asimismo, una única flor de amarillo intenso, una vez por año, que constituye la típica imagen de este cactus. Una de sus ventajas, respecto de las anteriores, es que su floración suele darse cuando la planta apenas tiene 3 centímetros de diámetro.
Cactus ASTROPHYTUM ASTERIAS

Echinocactus capricornis

Como la mayoría de los cactus, Echinocactus capricornis es de origen es mexicano. Vulgarmente es conocido como Biznaga de estropajo o Cuerno de cabra, debido a su peculiar forma. Puede llegar hasta los veinte centímetros de altura presentando un color verde. Sus areolas son de tamaño grande, presentando además una pequeña lanosidad. De crecimiento notablemente lento, presenta una gran cantidad de espinas y una única flor, aunque esta suele repetirse cuatro o cinco veces en verano. Su color va desde un suave rojizo hasta terminar en su extremo con un cálido amarillo. En verano requieren de mucho sol y agua tres veces por semana, siendo en invierno de los tipos de cactus que menos necesitan de la misma.
cactus Echinocactus capricornis

Astrophytum myriostigma

El Astrophytum myriostigma nunca puede faltar en las colecciones. Conocido tradicionalmente como Mitra episcopal, Mitra de obispo, Gorro de obispo o Bonete de obispo, este hermoso cactus presenta costillas bien definidas en sus costados exteriores, conformando una forma muy especial, de ahí su peculiar nombre vulgar. Pueden variar en número desde cuatro a nueve. Si bien su coloración típica es el verde, presenta una gran cantidad de pequeñísimas escamas blancas, las cuales suavizan su color. Su floración es espectacular, a veces superando la medida estándar que se espera de los cactus. Son muy sensibles al exceso de agua, con lo cual, ante la duda, se aconseja no regarlas con la misma asiduidad que las demás. Necesitan de la luz solar, desarrollándose de manera perfecta tanto en interiores como exteriores.
cactus Astrophytum myriostigma

Austrocylindropuntia cylindrica

La Austrocylindropuntia cylindrica es uno de esos tipos de cactus que se aconseja tener debido a su peculiar forma, uno o algunos tallos en forma cilíndrica y de palo. Su floración es generosa, presentando una gran cantidad, aunque sólo en aquellos que han podido superar el metro de altura. Estas diferencias tan notorias con los tipos mencionados anteriormente, radican en que la Opuntia cilíndrica, como se la conoce de manera vulgar, no pertenece a tierras mexicanas sino que su origen está en el norte de Perú y Ecuador, con lo cual ya varía el paisaje y, por ende, sus especies.
cactus Austrocylindropuntia cylindrica

Austrocylindropuntia subulata

La Austrocylindropuntia subulata, conocida vulgarmente como Los alfileres de Eva es un cactus muy especial que crece en forma de columnas. Presenta una gran cantidad de espinas, de ahí el nombre reconocido de alfileres. Su floración, que se da en primavera-verano, es de color rojiza y alcanza los ocho centímetros de longitud. Su peculiar forma y más difícil de conseguir, también está justificado, como en el caso del anterior, debido a su procedencia: sur de Perú. Cabe destacar que no resiste mucho las heladas, con lo cual no se aconseja tenerlas con climas así, ya que posiblemente no podrán sobrevivir. Además, son hipersensibles al exceso de agua, con lo cual debe tenerse extremo cuidado, caso contrario es muy probable que la planta se pudra. Si bien necesitan del sol, existen distintas especies de este cactus que necesitan algo de sombra para vivir de manera correcta.
cactus Austrocylindropuntia subulata

Cereus

El Cereus, originario de Argentina, sur de Brasil y Uruguay, es un cactus muy especial. Denominado Tunilla de manera vulgar (también Achacana o Cirio), presenta un tamaño realmente grande. Algunas especias logran varios metros de altura. Pueden vivir, aproximadamente, hasta 30 años. Su floración, consecuentemente, es grande, presentando algunas de veinte o veinticinco centímetros de diámetro. Debido a su origen, en Invierno prácticamente no necesitan agua, quizás una o dos veces a lo largo de la temporada.
cactus Cereus

Agave

Conocido como el cactus de Agave, el “Leuchtenbergia principis” es único debido a las protuberancias de su tallo principal que son muy rectas, como un dedo. Estos “dedos” se inclinan con pequeños grupos de espinas que en los ejemplares más viejos, pueden crecer en forma de web enredada, sirven para proteger la parte superior de la planta. El Agave comienza como cualquier planta de cactus normal y pronto se desarrolla a lo lardo de distintos puntos. A medida que envejece, éstos va formando durante su fotosíntesis unas extendiones muy gruesas, los “dedos”. Una vez que han formado dichas protuberancias, el Agave mantiene su forma y obtiene un aspecto más amplio y robusto pero sigue siendo una sola planta. Esto es anormal porque la mayoría de las cactáceas empiezan produciendo pequeñas crías en algún momentos.
cactus agave
Es muy importante, válido para todos los cactus, no brindarles líquido en abundancia. Muchas veces notamos que parece que necesitan agua y cometemos el error de brindarles algo más, y ahí es cuando podemos matarlos ya que, sencillamente, en su afán de absorber el agua, se pudren. Existen, desde ya, más cactus que los reseñados, la lista es enorme y continúa. Los básicos que todo buen coleccionista debe tener, de todas formas, se encuentran mencionados.

 

 

One Response

  1. yudith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *