Plantas Crasas o Suculentas

Se definen, generalmente, como plantas crasas o también suculentas, las plantas como consecuencia del medio seco en el que viven i la pluviometría muy escasa, han desarrollado una serie de mecanismos que tienden a acumular agua en sus tejidos y así evitar que se pierda por transpiración. Son muchas las plantas que han adoptado estas características, destacando entre todas el cactus, plantas que pertenecen a la familia de as cactáceas, caracterizadas por tener tejidos carnosos cubiertos de espinas. Estas espinas con hojas transformadas que tienen como misión reducir la zona de transpiración y también protegerlas de los animales. Muchas otras especies de plantas, pertenecen a familias botánicas diferentes a las caucáseas, han desarrollado mecanismos similares hasta el punto de confundirse en algunos casos con verdaderos cactus.

Cactus y Suculentas

Todos los cactus y las llamadas plants crasas o suculentas, proceden del continente americano, donde viven en climas y condiciones muy variadas, el resto de plantas crasas proceden tanto de America com del resto del mundo, la majará de ellas en zonas áridas o semi áridas, habiendo unos que son originarias de zonas montañosas frías y otras nativas de zonas de climas muy húmedos.

El cactus y la mayoría de plantas crasas pueden soportar temperaturas muy elevadas, todo y que hay algunos cactus originarios de zonas de alta montaña de sudamerica que toleran temperaturas inferiores a los cero grados. La mayoría de ellas empiezan a sufrir con temperaturas más bajas de los 5 – 6 grados centígrados.

De todas formas hay que tener en cuenta que muchas especies pueden tolerar el frío, pero lo que no soportan es el fría y la humedad, combinación que produce que las plantas se pudran.

Ventajas de las plantas crasas como plantas ornamentales

Las plantas crasas presentan grandes ventajas a la hora de cultivarlas en casa si las comparamos con el resto de plantas ornamentales. Son plantas que disponen de un sistema a en almacenamiento de agua en sus tejidos que les permite sobrevivir durante largos períodos de sequía o cuando no se les puede proporcionar agua con regularidad.

La dedicación y el cuidado que requieren es muy inferior a de la mayoría de plantas ornamentales. Las plantas crasas se pueden utilizar en aquellos sitios donde no se puede invertir en el mantenimiento de las plantas (lugares públicos, sitios de difícil acceso) donde las condiciones especiales (jardines cubiertos, insolación fuerte, poca profundidad de sol). También presentan un valor estético importante con floraciones muy vistosas y abundantes.

Son plantas poco exigentes por lo que al requerimiento de sol respecta. Viven en suelos pobres y arenosos. Las crasas pueden llegar a soportar vientos fuertes y secos. También destacar las formas y texturas tan diferentes que nos pueden llegar a ofrecer y la facilidad de su cultivo.

Forma:

Este tipo de plantas han sobrevivido a condiciones extremas en las que viven gracias a su capacidad de adaptación, eliminando o reduciendo su presencia de hojas con tal de disminuir su superficie en contacto con el exterior, y por lo tanto así evitar la pérdida de agua, a la hora de desarrollar tejidos encargados de almacenarla.

Mantenimiento y cultivo

1.- Temperatura

Todo y que las plantas pueden soportar cambios de temperatura fuertes en sus lugares de origen, cuando las cultivamos en casa hemos de procurar ofrecerles unas condiciones lo más homogéneas posibles.
Los cactus y las otras plantas crasas pueden ser muy sensibles a la temperatura: entran en fase de reposo durante el invierno, deteniendo el crecimiento i realizando casi todo su actividad durante el verano.
En casa siempre es recomendable controlar donde se sitúan.

2. Humedad:

En invierno en zonas donde la temperatura no baje de los 10 – 15 grados, entre la noche y el día, para que se puedan mantener en su periodo de reposo.
Durante los días muy fríos, separar las plantas de las ventanas ya que al lado de las ventanas la temperatura suele ser muy baja.
Evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que la planta no tiene tiempo de adaptarse y entrar en modo reposo.

temperatura cactus

Necesitan un ambiente aireado, ya que por el contrario se puede favorecer la proliferación de las plagas y las enfermedades, sobretodo de tipo fúngico.
Ambientes más húmedos para especies originarias de las selvas ecuatoriales más húmedas o de los bosques montañosos.
Ambientes más secos para plantas de zonas más áridas.

3. Iluminación:

Como norma general podemos decir que cuanto más jóvenes son estas plantas más sensibles son a la acción directa de los rayos del sol. Un lugar con media sombra es lo ideal, exponiéndolas poco a poco al sol a medida que van creciendo. En el caso del cactus, las especies densamente cubiertas por pelos o espinas soportan mejor la exposición prolongada al sol. Es necesario no confundir una zona muy luminosa con una con mucho sol cuando vayamos a situar las plantas en nuestra casa.

4. Riego:

Existe la creencia que las plantas crasas son plantas de zonas desérticas i que por lo tanto no requieren de casi agua. Eso es un error, todo y que son plantas adaptadas para pasar largos periodos de tiempo de sequías que otras plantas no soportarían. Tendremos que regarlas en verano e ir disminuyendo durante el otoño y eliminar el agua en invierno, ya que entran en reposo y la combinación de frío y humedad es probable que las pudra.

Si tenemos las plantas dentro de casa durante el invierno con calefacción y la temperatura no acostumbra a bajar de los 18 20 grados, las plantas no hacen el reposo correspondiente y les hará falta un riego una vez al mes.

Es preferible realizar pocos riegos y abundantes que muchos y de forma superficial, porque es en este último caso donde el agua no llega a la zona de las raíces, se aprovecha muy poca agua y por evaporación esta no llega a la zona de las raíces. No hace falta sufrir por la cantidad de agua en los riegos, pues si la planta tiene un buen drenaje se elimina sin problemas la sobrante.

5. Sustrato

El sustrato es fundamental para el desarrollo de la planta, por un lado es su apoyo físico y por otra representa un papel esencial en su alimentación. El sustrato ideal para los cactus y otras plantas crasas o suculentas deberá tener muy buena porosidad, no retener agua en exceso y tener una ligera tendencia ácida. Una buena mezcla es la que consiste en una tierra vegetal bien descompuesta y tierra de rio por partes iguales.
tierra: debe ser de rio o limpia, para que no contenga impurezas, sales minerales en exceso ni elementos finos que taparían los poros del sustrato, disminuyendo así el aire.
Tierra vegetal: debe estar descompuesta, que no podamos identificar los restos vegetales. Ha de ser húmeda y esponjosa al tacto.

6. Adobo

Los elementos nutritivos son los que aseguran un buen desarrollo del vegetal, tanto en el crecimiento como en la coloración de las hojas, la cantidad de espinas y en la calidad de floración.
En el jardín haremos un adobo anual con materia orgánica bien descmpuesta durante la primavera y principio de verano.
En las plantas cultivadas en maceta deberemos de hacer dos o tres aplicaciones durante la época de crecimiento, primavera-verano, con fertilizantes líquidos, mezclados con agua de riego, especial para cactus o plantas crasas.

7. Plagas y enfermedades

En general son plantas pocos propensas a sufrir los ataques de plagas y enfermedades, sobretodo si tenemos en cuenta unas pocas indicaciones como:
Situar las plantas en lugares muy iluminados. Utilizar sustratos ligeros que no se compacten. Evitar los riegos durante el invierno.
Las plagas que pueden afectar a los cactus y a las plantas crasas son los pulgones, por lo que respecta a las enfermedades.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *