Plantas crasas: cuidados y reproducción

Las plantas crasas, también llamadas suculentas, son aquellas que tienen algún órgano que almacena mucha más agua que el resto de las plantas. Esta característica les permite sobrevivir en ecosistemas áridos y secos, por eso son originarias de África y América. Así que si tienes pensado crear un paisaje desértico en tu jardín, las plantas crasas no pueden faltar.
Para captar la humedad del ambiente, muchas de estas plantas crasas tienen pelillos en la superficie o recubrimientos “encerados” en las hojas y los tallos. Las hay que se parecen a los cactus por su forma globosa, mientras que otras parecen plantas convencionales por sus hojas.

Cuidados de las plantas crasas

Podría parecer que como sobreviven en entornos extremos no necesitan demasiados cuidados, pero debes tener en cuenta algunos consejos para ayudarlas a crecer. Ahí van.

Riego de las plantas crasas

La primera recomendación de todas: es mejor regarlas muy bien por la base, mojando todo el suelo donde están plantadas, que hacer riegos superficiales. Así el agua llega bien a las raíces. La frecuencia de riego dependerá de la época del año:

  • En verano: cada 4 u 8 días.
  • En otoño: cada 8 o 10 días.
  • En invierno: cada 20 o 40 días. Si están a temperaturas inferiores a los 10 grados, los cactus no se deben regar, ya que se pudren.
  • En primavera: cada 10 o 12 días.

Temperatura ideal de las plantas crasas

En invierno, los cactus no deben estar en temperaturas superiores a les 20 grados, ya que se impediría su reposo invernal. Sin embargo, tampoco es recomendable tenerlos a menos de 7 grados, sobre todo si la tierra está húmeda. Una buena solución sería tenerlas en casa pero dentro de una galería.

Iluminación y abono en las plantas crasas

Las plantas crasas necesitan la luz directa del sol. Aun así, cuando son pequeñas es mejor tenerlas en la sombra e ir exponiéndolas a los rayos solares a medida que crecen.
Referente al abono tienes que pensar que pueden soportar suelos muy pobres, pero si consigues cultivarlos en una tierra bien nutrida crecerán más vigorosamente. Si las cultivamos en una maceta se deberá aplicar abono dos o tres veces en su época de crecimiento (primavera y verano) con fertilizantes líquidos y agua. Si están plantadas en el jardín se puede optar por un abono natural en la misma época del año.

Reproducción de las plantas crasas

Las plantas crasas son muy fáciles de reproducir. Se puede conseguir con una reproducción por esqueje de hoja, por esqueje de tallos o por hijuelos. A continuación te explicamos los pasos a seguir para cada técnica.

Reproducción de la plantas crasas por esqueje de hoja

Se recomienda solo para el género Echeveria. Primero se deben arrancar algunas hojas verdes durante la primavera o el verano. Después rellena una maceta con sustrato poroso y riégala. Entonces pon las hojas recostadas y mantén la maceta húmeda y protegida del sol. En pocos días saldrán nuevas hojas.

Reproducción de la plantas crasas por esqueje de tallo

El procedimiento de reproducción por esqueje de tallo es igual que el de hoja, pero en este caso debes cortar el tajo que más te guste y plantarlo en otra maceta.

Reproducción de la plantas crasas por hijuelos

Por último, puedes extraer los hijuelos con la mano y plantarlos una maceta con un buen drenaje y en una zona muy luminosa, aunque protegidas del sol directo.
Esperamos que te sirvan nuestros consejos para cuidar y reproducir tus plantas crasas. Si tú sigues otras metodologías y te funcionan, ¡compártelas con nosotros!

 

 

4 Comments

  1. grace severino
  2. Susana S.
  3. Ruth Suarez
    • todocactus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *