Cactus Mammillaria

Cactus Mammillaria

El cactus se ha convertido en la mejor opción para aquellos que no tienen el tiempo ni el conocimiento necesarios para el cuidado de las plantas. Su facilidad en el mantenimiento y la belleza de sus formas y colores han hecho de los cactus una presencia infaltable en los jardines de nuestros hogares. El cactus es una planta originaria del continente americano y existen alrededor de más de 2.500 especies, todas con sus diferencias de tamaño y formas. Una de las especies más buscadas para su cultivo es el Cactus Mammillaria, famoso por su forma redondeada y por la belleza de sus flores. Aquí hablaremos acerca de su reproducción, cuidado y crecimiento.

Cuidados para un cactus hermoso

El cactus Mammillaria necesita de tres condiciones mínimas para su crecimiento. La principal de ellas es suministrar luz abundante, sin temor de dejarlo a pleno sol, pues de allí toma la energía necesaria para crecer con fuerza y florecer con intensidad. Hay que recordar además que el cactus gusta de los climas calientes, por ello la temperatura adecuada para su crecimiento es entre los 15 y 35 ºC. Por último, el cactus solo debe regarse una vez cada 10 o 15 días. El riego excesivo puede pudrir las raíces y deteriorar las flores si llegaran a mojarse.

Condiciones para la reproducción

Este cactus produce hijuelos o nuevos brotes que pueden ser transplantados para obtener nuevas plantas. Para ello, es necesario dejar al menos durante 24 horas en sombra al hijuelo para que cicatrice antes de sembrarlo en una nueva maceta. Esta maceta, preferiblemente de barro, debe prepararse con un sustrato provisto de un buen drenaje, y para ello se debe añadir una capa de arena gruesa, arena de río, o turba negra con perlita a partes iguales. Recordemos que el agua acumulada o en exceso es enemiga de los cactus. Para no lastimarlos con las espinas al momento del transplante, podemos usar una hoja doblada varias veces a lo largo hasta conseguir una especie de cinta con la cual sujetaremos la planta.

Crecimiento con regalo incluido

El cactus Mammillaria tiene un crecimiento lento, aunque podemos ayudar en su desarrollo aplicándole un abono especial para cactus que se aplica durante primavera y verano. Si nos aseguramos de brindarle mucha luz, calor y poca agua, nada detendrá su crecimiento, ni siquiera la aparición de ciertas plagas como la cochinilla, que podemos eliminar fácilmente con alcohol de farmacia. Si este problema persiste y se agrava en una gran magnitud, lo ideal es limpiar completamente y transplantar. De seguir estos consejos, recibiremos de regalo una hermosa corona de flores alrededor del cactus.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *