La Opuntia

cactus Opuntia

Cuando hablamos de opuntias, nos referimos genéricamente a un grupo de plantas, de la familia de las cactáceas, que cuenta con 300 especias, todas autóctonas de América. Su introducción en el resto del mundo fue llevada a cabo por conquistadores españoles. Efectivamente, su fisionomía es la de un cactus, que además resultan, dentro de todo la familia de cactaceae, uno de los tipos más resistentes, y es por ello que a menudo se emplean de forma ornamental. Hablaremos de tres especias concretas.

La Opuntia microdasys

La Opuntia microdasys, planta originaria de México, es tal vez la opuntia más popular y habitual como planta fundamentalmente ornamental. Suelen crecer en macetas, aunque no es menos cierto que también resulta corriente verla en jardines prosperando en espacios más amplios. Como casi todos los cactus requiere de sol directo durante su crecimiento, aunque en realidad tan sólo deberemos preocuparnos de un aspecto: que nunca esté en un entorno donde la temperatura caiga por debajo de los 5 grados. Son resistentes a la falta de sol, la sequía y a todas las enfermedades imaginables, pero no resiste las fuertes heladas. Mayormente se emplea la reproducción por esquejes.

La Opuntia humifusa

Por su parte, la Opuntia humifusa, resulta autóctona del norte de Ámerica. Gracias a su flor luce especialmente bonita, lo que la hace ideal para vestir nuestro jardín. Se encuentra cómoda en suelos con pH ácido, neutro o alcalino. Siempre, y es algo recurrente en casi todas las especias de cactus, y en las opuntias no iba a ser menos, es mejor la falta que el exceso de riego, porque tolera bien las sequías, pero muy mal los encharcamientos. De igual modo es conveniente una exposición directa al sol, y a diferencia de la anterior, sí resiste heladas de forma formidable.

La Opuntia basilaris

Viajamos hasta el inhóspito desierto del Mojave, donde encontramos la Opuntia basilaris, la que tal vez sea la joya de la corona, debido a sus hermosas flores de color rosa, que por si fuera poco, confluyen en armonía con unas hojas que a menudo, y echándole un poco de imaginacion, recuerdan a un corazón. Son plantas de talla pequeña que cuentan con una características de crecimiento, cuidados y reproducción similares a las anteriores. Como curiosidad, la basilaris, cuentan con una cantidad nada despreciable de mescalina, un potente alcaloide alucinógeno de gran interés farmacológico y muy presente en algunas culturas del sur de américa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *